“En 57 años del IAD se han entregado 10 millones de tareas”

Desde que en República Dominicana inició el proceso de reforma agraria, en el año 1962, hasta la fecha, se han entregado más 10 millones de tareas en unos 528 asentamientos que se han hecho.
De esas 10 millones de tareas, alrededor de 4.5 millones todavía tienen uso agropecuario, en sentido general, tomando en cuenta que históricamente ha habido un giro en lo referente a la utilización que se da a los terrenos y a la importancia en los renglones que se cultivan. Hay una gran franja que pasó a ser zona turística, como tierra de reforma agraria, otra pasó a ser zona minera y otra a ser parque nacional. En la parte ganadera quedan cerca de 902 mil tareas, hay una parte de cultivo agroforestal y otra importante porción se urbanizó.

Las informaciones las ofreció a elCaribe el director del Instituto Agrario Dominicano (IAD) Emilio Toribio Olivo, en una entrevista en la que abordó en detalles variados aspectos de la institución, incluido el trayecto que ha seguido desde su creación, hasta las actividades más recientes en la que está envuelta.

Cuando el funcionario cita los puntos que pasaron a ser zonas urbanas, se refiere, por ejemplo, a algunos del Gran Santo Domingo (Distrito Nacional y provincia Santo Domingo), como son Los Alcarrizos, Sabana Perdida y Villa Mella, que en el pasado fueron propiedades facilitadas a personas en condición de parceleros. Algo similar ha ocurrido en San Cristóbal (en lugares como Haina y Madre Vieja) que debido al crecimiento demográfico ha venido convirtiéndose en áreas urbanas y suburbanas. Santiago y otras provincias del país no han estado ajenos a la situación que describe Toribio Olivo en el diálogo.

En la actual gestión de gobierno se le ha ido pasando parte de esas tierras a la Dirección General de Bienes Nacionales (BN) para que sea ese organismo quien se responsabilice de dar seguimiento a aspectos como el de titulación y de cobro. Se hace así porque en el decreto 624-12 (de noviembre del año 2012) que crea la Comisión Permanente de Titulación, se estableció que los terrenos con uso urbano se transfieran a BN, para que estén bajo su administración.

Pasando balance a lo que ha sido el impacto social y económico de la reforma agraria en las zonas donde están los beneficiarios, el director del IAD aseguró que hay muchas formas de medir eso. “Primero, la reforma agraria en su historia fue de los proyectos que trajo la paz social en el medio rural dominicano”, explicó. Y agregó que en República Dominicana había muchas luchas políticas y sociales que giraban en torno a la adquisición de la tierra, porque había unos movimientos que propugnaban porque al pequeño y mediano productor se le diera facilidad de tierra para vivir.

Déjanos tu comentario

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here