Un fallo en tribunales de EEUU que beneficiaría peloteros criollos

En 2012, Wendell Rijo firmó al profesionalismo por un bono de US$575,000 por los Medias Rojas y este 2019, en su séptima temporada en ligas menores y tercera organización, es cuando ha alcanzado la AAA de los Yanquis, la división antesala de las Grandes Ligas.

Después de ese pago de seis dígitos el intermedista romanense ha tenido que organizar sus cuentas para atravesar el largo desierto de las ligas menores y este curso su salario puede alcanzar los US$2,150 al mes, en una temporada calendario de cinco meses y medio, unos US$11,825, al no ser colocado en el roster de 40 hombres.

Pero el panorama para Rijo y más de dos mil jugadores nacidos en la República Dominicana que vieron acción en el sistema de Minor League Baseball (MiLB) en 2018 puede cambiar si la demanda que presentaron en 2014 un grupo de 45 ex jugadores contra la MLB sigue prosperando en las cortes.

“El panel confirmó en parte y revirtió en parte las órdenes de la corte del distrito que certificaban una demanda colectiva por reclamos de salarios y horas presentados por jugadores de béisbol de ligas menores bajo la Ley de Normas Laborales Justas y la ley estatal”, escribió el juez Richard Páez para la mayoría.

Un reporte del sitio Web especializado en deportes The Athletic de marzo pasado da cuenta de que aún con el ligero aumento que recibieron jugadores de Clase A baja este curso su pago por una temporada alcanzaba apenas US$2,900 por un curso.

La República Dominicana es el segundo país en suministro de talento a las ligas menores.

De los 9,331 hombres que militaron en las ligas menores en 2018 Baseball America cifró en 2,061 los nacidos en Quisqueya, el 22% del total. A la cabeza va Estados Unidos con 5,071 o el 54.3% y tercero Venezuela, 1,255 o 13.4%.

Mejores salarios

La demanda plantea que en la mayoría de los casos los jugadores de ligas menores recibían pagos por debajo del salario mínimo, un monto que establecen los estados y que este año ronda entre US$12 por hora en California hasta los US$5.15 en Wyoming.

Un jugador de primer año en A percibe entre US$1,100 y US$1,500 por mes, US$6,050 y US$8,400 por curso.

En AA sube a US$1,700 con un incremento de US$100 al segundo año, unos US$9,350 por zafra.

En AAA pasa a US$2,150 para el primer año y US$2,400 para el segundo, US$11,825 y US$14,850 por la temporada.

Si el jugador de liga menor es protegido en el roster de 40 hombres sus ingresos dan un salto importante. El primer año cobra US$44,000 y a partir del segundo US$85,000.

La demanda, de prosperar, no alcanzaría a los jugadores de la Dominican Summer League (DSL), ya que se disputa en territorio fuera de los Estados Unidos. En ese circuito de tres meses el pago asciende a US$900 por mes, el más bajo de todo el béisbol.

Valor del dictamen

El fallo es significativo en el contexto de la Ley de Pasatiempos de Save America que fue parte del proyecto de ley general de US$1,300 millones que el presidente Donald Trump promulgó en 2018. Eso alteró la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA en inglés) de 1938, de acuerdo con un reporte de Forbes, al que apelaban los equipos del Big Show para controlar los salarios.

Antes de que Trump lo promulgara, la FLSA eximió a los empleados ejecutivos, administrativos, profesionales y de ventas externos de buena fe, así como a algunos dentro de la industria de la informática, de las protecciones de salario mínimo y pago de horas extras.

Pero los jugadores buscan discutir el caso en torno a las leyes estatales. La sentencia de las apelaciones del viernes anuló parte del fallo de la corte de distrito anterior que “certificó una clase de California bajo la Regla Federal de Procedimiento Civil pero negó la certificación para Arizona y Florida”.

“Es un gran resultado para los jugadores de ligas menores en todas partes”, dijo a Forbes el abogado Robert King, quien argumentó el caso ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito en nombre de los demandantes. “Esperamos poder procesar el caso a juicio”.

Déjanos tu comentario

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here